28.1.12

conversación

Los cables de telefonía reivindican su derecho a transportar palabras,  que a veces son de amor y no simples discusiones o cotidianos saludos. Las ramas de los árboles afirman que no quieren oir más sandeces, que las dejen extinguirse en paz y que los chopos, en su altitud, ya no se hablan con nadie.

2 comentarios:

XuanRata dijo...

Me gusta esta mirada que se enreda hacia lo alto. Tiene algo que no se deja atrapar del todo.

Ana Manotas Cascos dijo...

Me gusta tu manera de mirar.
Un abrazo