24.2.07

tá to pago



La idea del eterno retorno siempre está presente. Creo que fue lo más llamativo de las explicaciones del profesor de filosofía en el instituto. Siempre volvemos. Damos vueltas y vueltas pero siempre volvemos: a casa, a los amigos, a The Clash o a David Bowie. Ese eterno retorno me llevó el otro día a esta casa que, por otra parte, no está tan lejos de la mia. Lo malo de hacer fotos mentales es que cuando estás frente al motivo te envalas y, en mi caso no hay quien me pare: disparar y disparar. Así es que no me extraña que Fernanfotos, el critico más implacable de mis fotos y mi eterno retorno en la fotografía, diga que hay que buscar la perspectiva. Es su respetable opinión, claro.
Aquí vivían Ezequiel y Maruja. Ella era vendedora de quesos y el regentaba el chigre familiar. Era uno de eso bares con el mostrador al fondo y pocas mesas. Sidra, vino y cacahuetes. Yo no recuerdo el día en que quedó bautizado, por nosotros, como “Tá to pago”. Seguro que Fernanfotos, Tras la Piel o Pantu (que sepamos no está en la blogosfera) podrán darnos alguna pista sobre el particular. Durante varios años este bar, mejor dicho el tendejón que tenía en su parte derecha fuera de la casa, fue el cobijo de incipientes fumadores y tardes de risa, vino con casera o sidra. Y cada poco Zequiel “Tá to pagu” asomaba su nariz. Maruja vendía quesos los jueves el mercado de La Pola. Quesos de “Madelva”, una de las primeras marcas de queso asturiano. Madrugaba, cargaba el carro con los quesos y la balanza y siempre se colocaba en la misma esquina del mercado. Eterno retorno.
Posted by Picasa

5 comentarios:

Irredento Urbanita dijo...

igual ke todo lugar, la fotografía es un rincón de memoria concentrada a donde tenías ke volver. Ke las fotos te salgan del estómago!!!! eso se transmite te lo digo yo ke me funciona.

Saludos

mi foto dijo...

"Tratas la fotografía" con historias cotidianas que gusta leer, retornar, volver, mirar hacia atrás...

Pantu dijo...

Yo sí recuerdo el momento, en el tendejón, entre cascos de pipes y colilles y con la mesa llena de botelles de sidra y vasos de pinta, cuando al ir a pedir la cuenta oimos la frase (nunca supimos quien pagó, desde luego nosotros no). El blanco y negro haz guapa la foto, pero en aquella época había mucho colorido. Grandes alcordances (allí cerca escorrionos un burro, pena que Fernanfotos no estuviese con la cámara en ristre en aquel momento).
PS. Sigo sin estar en la blogosfera como autor, pero soy un voraz lector de la misma (coses de la escayola)

Roberto dijo...

Tendremos que pobrar esa técnica "irredenta". Gracias Mi Foto. Pantu ya sabía yo que tu te acordabes, de eso y de más, seguro.

Fernando dijo...

"Ta to pago" vaya si me acuerdo, y de la carrera del burro tambien me acuerdo (fue un momento de pánico colectivo sin ningun motivo), si hubiese llevado cámara aquel dia, seguro que tendria la foto del burro, pero la foto buena seria la de la cara que nos quedo cuando al pedir la cuenta escuchamos la frase.